descúbreme

Me llamo Patricia García-Rojo Cantón (y este último apellido es importante porque si no mis primos pequeños no pueden presumir en el colegio) y nací en Jaén en 1984. Mi familia me regaló una infancia llena de libros, cuentos y lápices de colores, así que muy pronto comencé a imaginar mundos imposibles y a jugar alegremente con las mentiras.

Estudié Filología Hispánica en la Universidad de Jaén, gracias a que mis profesores del instituto se hicieron adictos a mis relatos de adolescencia. Allí pasé unos años increíbles, especialmente porque entré a formar parte de Mamadou, un grupo de teatro universitario con el que aprendí muchísimo, viajé de madrugada y compartí casi todos los fines de semana.

En 2007, gracias a la insistencia de una amiga, gané el premio Andalucía Joven de Narrativa con mi novela La Fábrica Creátor (Berenice) y eso me permitió publicar la saga Los Portales de Éldonon, formada por Los Cines Somnios (2011), La Última Musa (2013) y La Sede de los Imaginatos (2014).

En 2012 me atreví por fin con la poesía, después de llevar prácticamente siete años publicando mis versos en mi blog Ridícula Calamidad. Ediciones Torremozas tuvo a bien darme un libro con forma de libro y sacamos a la venta Amar es aquí con una alegre portada verde manzana, que me permitió conocer la Feria del Libro de Madrid.

En 2013 quedé finalista del Premio Gran Angular, de la Editorial SM, con mi novela Lobo.El camino de la venganza, que sería publicada en verano de 2014 con una cubierta fantástica de Marta Mesa. Además, Lobo quedaría también finalista de los premios Templis ese mismo año.

Entre 2012 y 2014 tuve el honor de participar de diversas antologías de poesía, como son, por ejemplo, La vida por delante (Ediciones en Huida) y Con&versos. Poetas Andaluces para el siglo XXI (Ediciones de la Isla de Siltolá). También en 2013 y 2014 comencé a desarrollar una nueva faceta como escritora para niños, escribiendo y seleccionando textos para el proyecto Esto no es (solo) un diario de la Editorial SM.

Tuve el placer, en diciembre de 2014, de ver un nuevo poemario blanco en mis manos: El hombre, la casa, la luz. Ediciones Torremozas quiso acompañarme de nuevo en este camino y volví a aventurarme en los poemas, porque Ridícula Calamidad se había seguido llenando de textos.

Y fue ese mismo mes de diciembre cuando recibí la llamada de SM, en la que me anunciaban que había ganado el Premio Gran Angular con mi novela El mar. Hace unos días, abril mes de mis amores, recibí el galardón de manos de la Reina. Por eso he reescrito toda mi biografía. Una noticia así, le da una nueva perspectiva. ¡Qué feliz estoy!